El castor es un niño o niña entre 4 y 7 años de edad que decide compartir su trabajo con la colonia de castores.

La colonia es una sección que con base en los ideales del escultismo y el juego, hace más fácil al niño o a la niña el paso de un mundo seguro a un mundo nuevo e inseguro, pero que atrae y estimula su curiosidad.
El pequeño castorcillo adquiere experiencia, y se compromete a compartir su trabajo y participar con alegría en la colonia.
Su formación espiritual, es parte fundamental de su desarrollo. Aprende a orar y a pedir a Dios su ayuda para ser un buen castor.

Conoce sus principales valores: